Premio en concurso convocado por la Autoridad Portuaria. El espacio urbano existente entre la ciudad y el mar, ofrecía una imagen desvalorizada del territorio, puerto-ciudad y mar coexistían sin vinculación aparente. La ciudad le daba la espalda al mar. La arquitectura pretendió conciliar la energía de la tierra y el mar. El objetivo esencial de la propuesta es el reencuentro de la ciudad con el mar, y se fundamenta en reestructurar el frente urbano de Santa Cruz de Tenerife mediante un espacio de borde con arquitectura marítima contemporánea de calidad que permita de nuevo la presencia del mar en la ciudad. Se recuperan elementos y trazados históricos; el primitivo muelle de Santa Cruz, el Castillo de San Cristóbal, la Alameda de Santa Elena…, se plantea, de forma contundente conformar y unificar un borde de ciudad a través de arquitectura sostenible proporcionado, uniendo ciudad, puerto y mar. Arquitectos: Fernando Menis, Felipe Artengo Rufino, José Maria Rodriguez Pastrana. Emplazamiento: Santa Cruz de Tenerife. España. Programa: Paseo Marítimo. Estado: Concurso. 1991.