Portugal (Europa)

Buscando la máxima funcionalidad industrial del proyecto surge una volumetría alargada, que acompaña el proceso de producción. La racionalidad del contenedor compatible con fachadas y cubierta de morfología singular que potencia la imagen corporativa del complejo. La fábrica se convierte en la metáfora mecanicista de su impresora de 40 m de largo, alimentada por una enorme banda de papel sin fin.

Arquitectos: Fernando Menis,

Felipe Artengo Rufino, José Maria Rodriguez Pastrana.

Emplazamiento: Sintra. Portugal.

Programa: Industrial

Superficie: 3600 m2

Estado: Obra construida 1996.

Cliente: Sociedad S.G.